martes, 19 de septiembre de 2006

¿Dónde está la nevera?

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Esa frase suele ser cierta en la mayoría de las ocasiones, pero si nos fijamos en el estamento arbitral y sus dirigentes, la frase toma tintes apocalípticos.

En otra época, no hace mucho tiempo, todos nos acordamos, los árbitros estaban expuestos a ser "congelados" un tiempo en la famosa nevera si cometían errores de bulto. Normalmente no se hacía pública la sanción, pero tras transcurrir un mes o dos sin que el susodicho trencilla arbitrara un encuentro... estaba claro qué es lo que pasaba. Pero como ya hemos dicho, eran otros tiempos. Ahora se destila otro estilo de "sancionar" a los árbitros. ¿Que se equivocan? Pues le damos un partido de más responsabilidad una o dos semanas después (todos recordamos lo de Medina Cantalejo y la final de Copa, ¿verdad?). ¿Que se pita penalty en el descuento porque un jugador se cae al sentir el roce de un contrario? Pues aunque todo el mundo coincida en que no es penalty, que es una aberración... impartimos cursos al resto de árbitros diciendo que ése es el camino a seguir (grande Tristante Oliva, el único árbitro denunciado por una afición entera). Parece que es mejor "premiar" a los que cometen errores, no se vayan a deprimir. O peor, no se vayan a esforzar en mejorar y no volver a caer en los mismos errores.

Pues bien, esta semana se ha vivido un nuevo capítulo de esta sinrazón en la que lleva instalado el colegio de árbitros desde hace tiempo (ay Victoriano, quién te ha visto y quién te ve). El pasado domingo, en el partido Almería-Cádiz, correspondiente a la cuarta jornada de Segunda División, el asistente Rodríguez Vallejo comentió el que probablemente sea el error más garrafal de la historia del fútbol español (yo creo que supera al "penalty corrido" de Guruceta y al famoso "Rafa no me jodas" de Rafa Guerrero y Mejuto). La jugada en cuestión es la siguiente:



Como podemos observar, no hay nadie en el área. El juez de línea está acertado al señalar la agresión, pero... ¿de dónde se saca el penalty? ¿Acaso siguió alguna regla del colegio? ¿Cómo puede estar diplomado en óptica y optometría? ¿Es posible que confunda la línea del mediocampo con la del área? ¿Sabe exactamente la definición de penalty? ¿Por qué el cuarto árbitro (o incluso el otro linier) no advirtió a Iglesias Villanueva de su error? O también, ¿cómo es posible que el árbitro le hiciera caso al asistente cuando se ve claramente que nadie pisa el área en ningún momento? La cuestión es que, tras este despropósito, el asistente... ¡tendría que pitar este miércoles en Copa! ¿A qué juegan en el Colegio de Árbitros?

Finalmente no pitará en el Numancia-Poli tras "borrarse" del mismo ya que «no soporta la presión» a la que se está viendo sometido tras ese error... lógico que esté siendo presionado. Y pese a que debería haberse borrado simplemente reconociendo su error y no por "presiones" externas, es una decisión sabia. Pero la verdadera cuestión es: ¿Por qué no le excluyó del partido el propio colegio? ¿Un premio para que siga haciéndose famoso? Sinceramente, es lamentable la imagen que proyectan Victoriano y su séquito. Y luego quieren que la gente no despotrique de los árbitros. Si hicieran un poquito de autocrítica, otro gallo nos cantaría a todos.

2 comentarios:

Tomako dijo...

Lo que mas gracia me hace de todo esto del arbitraje es que el que fue 2 años seguidos mejor arbitro de la segunda division, no fue ascendido .. y se termino por retirar, porque veia que por mucho y bien que hiciera, nunca iba a llegar a ser un arbitro de primera. esas dos temporadas, ascendieron a arbitros bastante malos. que al año siguiente volvieron a bajar otra vez ... asi podemos hacernos un nivel del arbitraje.

Rifle dijo...

Esa es otra, cierto.

Por tercera y regional las cosas son todavía peores... se merece un post aparte todo esto de la corrupción en los ascensos xD