lunes, 18 de septiembre de 2006

Real Murcia 2-1 Castellón. Buenas vibraciones.

Se pregunta Yayo en murcianistas si es "el comienzo del sueño" pimentonero. Primeramente y sin entrar a valorar el juego del Real Murcia en este inicio liguero, yo simplemente diría que "hay que esperar". El año pasado, en la jornada 9 todo era euforia (casi no contenida) y sueños de ascenso tras la exhibición de juego dada ante el Albacete, lo que nos colocaba como líderes de la categoría. Sin embargo, ahí quedó todo y luego finalizó la liga con el Real Murcia sufriendo. Esta temporada llevamos disputados sólo 4 partidos y ni de lejos se pueden lanzar las campanas al vuelo.

Bien es cierto que el inicio de campaña está siendo bastante esperanzador. El Real Murcia va de menos a más, y se nota que en este equipo hay calidad. La solidez defensiva, esa asignatura pendiente del equipo de Alcaraz en las primeras jornadas, se ha visto incrementada sobremanera con la llegada de Ramón, un pedazo de central. Y todavía falta por debutar Pablo Ruiz, que viene con la vitola de ser otro seguro en el centro de la zaga. Aunque aún faltan cosas por pulir (como por ejemplo la banda derecha, donde Pignol está mejor en ataque que en defensa), la base desde la que debe construirse el equipo empieza a funcionar. Se sigue sin mantener la portería a cero, pero bien es cierto que ayer, el gol llegó tras un penalty que no era (Cuadrado ni tocó a Crosas) y se pasaron pocos apuros más.

En la medular, la pareja formada por el tándem Abel-Richi juega mejor cada día. Resulta increíble pensar que un futbolista de la calidad de Abel no tuviera sitio en el filial del Málaga (colista ahora mismo en Segunda B). Le falta mejorar un poco en la lectura de los partidos, y quizá defender algo más, pero mueve el balón con un criterio impresionante, no rifa balones y, pese a "templar" demasiado el juego a veces, creo que va a resultar determinante en el éxito o no de la temporada del Real Murcia. Por su parte, Richi, cuyo puesto natural es el de segundo delantero, comienza a acomodarse más y mejor a su nueva tarea de mediocentro defensivo. Toda Murcia le critica, pero ahí está, zafándose como el que más y ganándose el puesto en el once jornada tras jornada. Puede acabar relegando a Acciari al banquillo si continúa con esta progresión y el equipo sigue con este estilo de juego. Una grata sorpresa, pese a que siempre adolecerá en ocasiones de falta de sangre (el segundo penalty de ayer pudo haberlo evitado despejando el balón cuando tuvo oportunidad).

Y por las bandas, ayer vimos un Real Murcia inconmensurable. Jofre corre, tiene toque, la para cuando es necesaria... un estilete por la izquierda. No hay comparación posible entre el ex-españolista y los Kreuz, Torres, Palacios y compañía de la pasada campaña. Y por la derecha... ay por la derecha. Pedro León ayer cuajó un partido memorable, de los mejores que se le recuerdan. Tiro al poste, presencia en muchas jugadas de ataque, peligro en cada falta que lanza... y golazo de postre. Golazo con mayúsculas. Cuando el equipo iba por detrás en el marcador, y aprovechando la falta que propició la expulsión del ex-grana Zamora, el de Mula se sacó una "banana" que limpió las telarañas de la portería de un ayer inconmensurable Xavi Oliva. Como el Real Murcia no ascienda pronto a Primera, este chaval tiene las horas contadas en el club. Qué proyección tiene. Qué calidad. Tremendo.

Y para finalizar, arriba está Antoñito, que siembra el pánico en la defensa rival con sólo tocar la pelota. Su primera parte fue primorosa. Dio una asistencia a Iván Alonso (que luego falló tras driblar al portero... lo suyo es rematar de cabeza) de libro. En cuanto esté mejor físicamente (en la segunda parte se diluyó) será una auténtica pesadilla para los rivales. Iván Alonso está mejor que la temporada pasada, aunque sigue adoleciendo de pegada cuando remata con el pie. Quizá acabe siendo relegado al banco por Aranda. Aranda mete miedo con sólo salir al campo. Enciende a La Condomina (algo nada fácil) nada más salir a calentar. Las ovaciones que recibe cada vez que salta al terreno de juego no las recordaba yo desde hacía mucho tiempo. Y en el campo muestra la enorme calidad que atesora. Merecía la pena luchar por traer a este jugador pese a su fama de polémico.

El próximo sábado toca derby. En el Rico Pérez, el Real Murcia puede presentar su firme candidatura al ascenso o volver a las dudas de siempre. Si juega como contra el Castellón, presentará candidatura. Pero fuera de casa no será fácil acorralar al rival durante 20 minutos como se hizo ayer. Veremos qué equipo nos encontramos. Pero el partidazo de ayer y la sensación de querer ganar el partido desde el minuto 1 (algo que no se veía desde Vidal) ya no nos lo quita nadie. Que se repita.

[ Foto: As.com ]

3 comentarios:

Tomako dijo...

La verdad, el partido de ayer es el tipico que en las 3 temporadas anteriores se habria perdido ...

Rifle dijo...

Si es que, como dije antes, "algo está cambiando" :D

Al final laSexta va a tener razón con su eslogan...

yayo dijo...

Sea lo que sea, hay mimbres para soñar... y muchos...